Las pequeñas y medianas empresas españolas (pymes) cuentan con las mayores dificultades para acceder a financiación entre las principales economías de la zona euro, así como como con las tasas más altas de rechazo en la concesión de préstamos bancarios y son las que tienen la opinión más negativa respecto a la disponibilidad de crédito como reflejo de su valoración "más escéptica" sobre la economía en general y sobre las perspectivas específicas de las propias empresas, según refleja la encuesta del Banco central Europeo (BCE) sobre el acceso a financiación de las pymes de la eurozona.