Esta mañana las bolsas de Asia han cerrado en territorio positivo, animadas por las noticias tranquilizadoras que llegan de la central de Fukushima y ante una posible nueva intervención por parte del G7 para estabilizar el yen.

El NIkkei ha cerrado con un avance del 4,36% hasta los 9.608,32 puntos, el Hang Seng de Hong Kong ha subido un 0,76% hasta los 22.857,90 puntos, mientras en Australia el S&P/ASX se mantuvo plano (+0,01%) en los 4.643,40 puntos.

En el plano empresarial destacamos la subida del 15,8% de Tokyo Electric Power, operadora encargada del funcionamiento de la planta nuclear de Fukushima, y del 12,78% de Toshiba, que entre sus actividades incluye la construcción de plantas nucleares; en Japón la situación mejora también para las compañías exportadoras, Toyota Motors ha recuperado un 4% y Sony un 3%.

El Banco de Japón hoy ha realizado otra inyección de liquidez en el mercado por un total de dos billones de yenes, correspondientes a 17.324 millones de euros. Es la sexta intervención de la autoridad monetaria japonesa para facilitar el acceso de fondos a bajo interés destinados a la reconstrucción del país, con esta ultima inyección el volumen total de fondos facilitados a corto plazo asciende a 40 billones de euros (346.486 millones de euros).

En el mercado de divisas, el yen japonés se apreciaba un 0,04% frente al dólar situándose en 81,06 Y/$, la divisa nipona se mantiene fuerte debido a la repatriación para la reconstrucción del país.

Por su parte el won surcoreano se apreciaba un 0,34% frente al dólar situándose en 1120,95 W/$, mientras el Ringgit malayo se apreciaba un 0,36% situándose en 3.0295 R/$.