Dos escenarios, dos consultoras…más de dos cifras. Entre los 51.000 millones y los 62.000 millones de euros son las necesidades de capital que han cifrado las consultoras independientes, Roland Berger y Oliver Wyman,  para la banca.
Un capital que ha aclarado el Banco de España  no necesitarán las tres principales entidades del país y que dependerá del escenario al que se dirija la economía española.

Era la cifra más esperada por el mercado. Los auditores independientes - Oliver Wyman y Roland Berger - han publicado sus estimaciones sobre las  necesidades de capital  de la banca. Una evaluación en la que "ha resultado fundamental la creación de un comité de seguimiento que lo que ha hecho ha sido supervisar los términos de referencia del trabajo, refrendar el nombramiento de los auditores, supervisar los escenarios macro definidos y en el que han estado reflejados, BCE, FMI, CE; Banco de Francia, Banco de Holanda y la Autoridad Bancaria Europea", ha explicado Fernando Restroy, subgobernador del Banco de España.

Dos posibles escenarios

Las previsiones se han calculado en base a dos escenarios:

1- Estándar. Previsiones al uso de la economía española, el que contempla el FMI. "Consideramos requisito de capital algo superior, del 9%, y además los evaluadores harán el trabajo con un horizonte de 3 años". En este escenario, Oliver Wyman piensa que habría necesidades agregadas de capital del sistema entre los 16.000-25.000 millones de euros. Roland Berger cifra en 25.600 millones de euros las necesidades de capital.

2- El escenario más relevante es el estresado. Este es más duro, más exigente que el que contempla el FMI. Hablamos de una pérdida acumulada de actividad del 6.5% (frente al 5.4% estimado por el FMI), correcciones en precio del 26.4% (frente a la pérdida acumulada del 23.5%)  En este panorama, se contemplan caídas del precio de la vivienda de entre el 55% y el 60%, desde el punto más alto de la burbuja inmobiliaria. Aquí  Oliver Wyman declara unas necesidades de entre 51.000-62.000 millones de euros. Roldand Berger estima los 51.800 millones de euros .

Fernando Jiménez Latorre, secretario de Estado de Economía considera que las necesidades de capital "anunciadas son manejables.  Destaca que las magnitudes "están por debajo de la cantidad acordada con el Eurogrupo para dar seguridad y confianza a los mercados, con margen para llevar a cabo la reestructuración".

Entidades participadas por el FROB se llevarán el grueso

Restroy ha admitido que las necesidades se concentrarán en "aquellas entidades participadas por el FROB. Además, el análisis de los evaluadores ayudan a anticipar que las entidades de mayor tamaño no necesitarían capital incluso en el escenario más adverso y además tendríamos un conjunto de entidades que bien no necesitan capital, podrían adquirirlo por sus propios medios o necesitarían ayuda pública". El detalle de las necesidades entidad por enitdad habrá que esperar a finales de junio. 

Para el estudio, se han contemplado 14 grupos bancarios, "que representan el 90% del sistema financiero nacional. Se aplica a toda la cartera de crédito del sector privado residente a todas las carteras (crçedito al consumo, pymes, adquisición de viviendas….) con un horizonte a 3 años".

Se les da nueve meses a las entidades que dicen que buscarán una solución privada. Provisiones que se producirán durante tres años con lo que es un plazo razonable pero es un plazo que tendrá que cerrarse según se vaya concretando el programa”, ha asegurado Jiménez Latorre. Cada entidad tendrá que hacer su propio plan de reestructuración: “puede haber fusiones, generación de activos…hay muchas operaciones que pueden incluir en sus planes de recapitalización”, asegura Restroy.

El control de la comisión en la que ayudas de estado se refiere es conocido, es muy fuerte y tiene experiencia para su ampliación. El añadido será el control conjunto con el BDE para la aprobación de los planes y las ayudas.

Las auditoras costaron 2 millones de euros

Respecto a si fluirá o no el crédito, Jiménez ha añadido que "el objetivo es que fluya el crédito a la economía.  Estamos con un valor añadido pues había cierta incertidumbre sobre la resistencia del sistema y  esto es un ejercicio de transparencia adicional".