El presidente de Planeta, José Manuel Lara, accionista de referencia en Vueling, con el 26,84% del capital, se ha mostrado hoy "esperanzado" en que se logre un acuerdo con los actuales gestores de la aerolínea, Carlos Muñoz y Lázaro Ros, que controlan el 7,66%, antes de la junta de accionistas. Inversiones Hemisferio, sociedad de la familia Lara, forzó la convocatoria de esa junta de accionistas extraordinaria -que se celebrará el 26 de noviembre- para censurar la gestión del equipo directivo de Vueling.
Después de presentar un informe del Círculo de Economía y a preguntas de los periodistas, Lara ha remarcado que todavía quedan dos semanas para que se celebre la junta y que se puede alcanzar un acuerdo antes de su celebración. Vueling ha establecido una prima de asistencia de un céntimo de euro bruto por acción para esta decisiva junta, en la que también se debatirán las propuestas del consejo de administración "para asegurar la valoración óptima de las acciones de la compañía mediante la consideración de alternativas estratégicas". La compañía contrató el pasado mes de octubre los servicios del banco de inversión Rothschild y de un gabinete de imagen para que colaborase "de forma activa" en el examen "de las opciones estratégicas que se plantea en estos momentos la empresa". La posición de Atalaya Inversiones, que agrupa a cinco pequeñas cajas de ahorro (Caja Badajoz, Caja Castilla-La Mancha, La General de Granada, CajaSol y Caja Murcia) y controla el 5% del capital, será clave para decantar la balanza en la junta, al igual que la asistencia de los accionistas minoritarios. Los títulos de Vueling suben un 0,79% hasta los 15,36 euros por acción.