Los futuros de Wall Street anticipan una apertura en negativo de los principales índices americanos que caen en la preapertura en el entorno del 1%. Los problemas en Grecia siguen contagiando los ánimos de los inversores a pesar de que las autoridades insisten en descartar una quiebra de la economía helena. El euro por su parte cotiza en la zona de los 1,36 dólares.
A pesar de que Angela Merkel, canciller alemana y con ella el conjunto de líderes europeos y americanos, trata de tranquilizar a los mercados asegurando que Grecia está haciendo muchos progresos a la hora de satisfacer a los acreedores, los principales índices bursátiles siguen presionados por el temor a una quiebra desordenada de la economía helena.

Las informaciones sobre que el ministro de finanzas italiano está tratando de persuadir a China para que compre bonos del país transalpino tuvo su efecto en la sesión asiática aunque el bálsamo se fue diluyendo en las operativas europeas y es que los mercados están ya necesitados de algo concreto que les permita respirar.

Preocupa también el hecho de que Grecia declarara ayer que sólo tiene dinero para pagar pensiones y funcionarios hasta el mes de octubre, esto es poco más de 15 días.

Con esto los futuros del Dow Jones caen un 1% hasta los 10.882 puntos mientras que el Standar&Poors se sitúa en la zona de los 1.144 con caídas un poco más amplias, del 1,2%.

Todos estos miedos además están haciendo mella en el euro que cae hasta cotizar en los 1,36 dólares mientras que en el mercado de materias primas el barril de petróleo Texas se queda en la zona de los 88 dólares.