Nestlé reportó ventas del primer trimestre de 22.680 millones de dólares, lo que supone una caída de más de 9% de las ventas comparables de un año.

Nestlé culpó de la disminución de las ventas de la fortaleza del franco suizo, frente al dólar.

El efecto divisa afectó negativamente a este dato, aunque la compañía confirma sus objetivos para 2011, recoge MarketWatch.

Aún así, el valor avanza un 0,87% en la Bolsa de Frankfurt.