La solicitud de hipotecas por parte de los inmigrantes ha descendido un 50% debido al mal momento que atraviesa la construcción, lo que ha endurecido las condiciones de las entidades financieras. Según un estudio elaborado por HipotecaGratis, una compañía especializada en la intermediación financiera a través de internet, los inmigrantes priman el alquiler frente a la compra como forma de afrontar la actual desaceleración económica hasta su incorporación en otro tipo de empleos. El estudio asegura que la ralentización de la economía española ha afectado principalmente al colectivo de inmigrantes en España así como a los trabajadores de la construcción en general, debido al aumento de la morosidad del primero y a la inestabilidad del segundo.