La renta variable sigue siendo relativamente barata en términos de valoración y en relación a la renta fija; las acciones de muchas compañías presentan una rentabilidad por dividendo mayor que el cupón de sus propios bonos. La renta variable, al tratarse de “un activo real”, también debería beneficiarse de las políticas monetarias más flexibles que se han estado poniendo en marcha en el mundo occidental.

Renta Variable

Aún así siendo un “activo de riesgo”, una disminución en el apetito por el riesgo haría que la renta variable se viera perjudicada. Dentro del campo de renta variable nos inclinamos por las compañías con exposición al crecimiento de los mercados emergentes. También apostamos por empresas de gran capitalización, defensivas.

Mercados emergentes

Mientras que muchos países están pasando por un momento de crecimiento nulo, principalmente en los países desarrollados, hay zonas en donde la economía se está fortaleciendo rápido, especialmente en los mercados emergentes. Dado el entorno global en que operan las compañías hoy en día, hay un número de empresas multinacionales líderes en Europa que dependen muy poco de sus economías domésticas y que son capaces de sacar provecho de este crecimiento en mercados emergentes.

Commodities

Las commodities se presentan como una buena opción, reforzadas por la demanda proveniente de los mercados emergentes. Aunque los precios se han revalorizado notablemente, pensamos que la masiva demanda de infraestructura y una oferta restringida seguirán estimulando este tipo de inversión. Desde una perspectiva de multi-activos, las materias primas permiten beneficiarse de una mejor diversificación de la cartera.

Renta fija

El Mercado soberano está siendo distorsionado por los grandes programas de recompra de activos y por tanto creemos que las rentabilidades están siendo forzadas artificialmente a la baja. Dicho esto, la percepción de los bonos de gobiernos occidentales como un refugio seguro permitirá que estos bonos se beneficios de cualquier descenso en el apetito de riesgo y, por tanto, creemos que ofrecen más oportunidades basadas en ese sentimiento que en sus propios fundamentales. Los fundamentales de los mercados emergentes son mucho mejores y preferimos sus bonos soberanos.