El consejero delegado de KPMG Rusia, Roger Munnings, aseguró que la quiebra de algunos bancos podría beneficiar al sector financiero ruso, informa hoy el diario 'Russia Today'. Tras la inyecciónes de liquidez al sector bancario ruso, que alcanzaron los 64.000 millones de dólares (44.559 millones de euros) entre el martes y el miércoles, no se aprecian signos de calma en el mercado, que cayó a mínimos el miércoles, hasta cerrar prematuramente a mediodía ante el volumen de pérdidas y que continúa hoy sin abrir. "Creo que apartándose y mirando a la situación desde un nivel macro, es algo bueno para el sistema. La consolidación, incrementando el tamaño de los bancos, facilita la regulación, por supuesto con menos bancos, algo que es bueno para el sistema", dijo Munnings.