La compañía alemana de suministro energético E.on ha cifrado los costes de la puja de 13 meses por la española Endesa en 300 millones de euros. El presidente de E.on, Wulf Bernotat, ha señalado que tres cuartas partes de esta cantidad han sido los costes de la financiación del crédito que ya había solicitado para pagar la compra de Endesa.
El presidente de E.on ha destacado que la compañía está presente en 20 países y que ahora entrará en dos nuevos mercados, en España y en Francia. "Como compensación a la renuncia de la oferta de adquisición para la compañía de suministro energético Endesa, E.on se ha asegurado una amplia participación, que le permitirá una entrada ampliable en el mercado español, una notable mejora en Italia y una posición muy interesante en Francia", señaló Bernotat frente a unos 6.000 accionistas. Tras firmar un acuerdo con la constructora española Acciona y la italiana Enel, E.on abandonó a comienzos de abril su opa por Endesa y a cambio tendrá 6.400 megavatios en España en 2010, lo que representa una cuota del 10% del mercado, y se quedará con los activos de Endesa en Italia, Francia, Polonia y Turquía. E.on se convertirá en la cuarta eléctrica española, aunque el objetivo de Bernotat es continuar invirtiendo para estar "entre las tres primeras compañías del mercado energético español". El desembolso para E.ON ascenderá a unos 10.000 millones de euros (13.600 millones de dólares). Pese al fracaso de la oferta de adquisición sobre Endesa, E.on renovará el contrato de Bernotat, que expira en abril de 2008, para que siga al frente de la compañía. En este sentido, el presidente del consejo de vigilancia de la compañía germana, Ulrich Hartmann, dijo en la junta que la presidencia del gremio de supervisión propondrá la prolongación del contrato. El presidente de E.on destacó que la compañía alemana invertirá hasta 2012 en energías renovables así como en el incremento de la eficacia energética y anunció que el próximo 31 de mayo dará a conocer un nuevo plan de inversión de forma detallada. E.on elevó sus pronósticos de crecimiento para el conjunto del año y previó que el beneficio antes de intereses e impuestos superará los 8.500 millones de euros (11.100 millones de dólares) del pasado año. La empresa había previsto antes sólo "un ligero aumento" de esta cantidad. Bernotat consideró que "tras el fuerte ejercicio económico 2006, E.on ha comenzado el actual año con éxito" tras incrementar el precio del gas. La dirección de E.on propuso en la junta general de accionistas incrementar el pago del dividendo por acción un 22%, hasta 3,35 euros por título.