La preocupación de los españoles por el desempleo aumentó seis décimas entre noviembre y diciembre, según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al último mes de 2009. En ese sondeo, el paro fue mencionado como un problema en el 79 por ciento de respuestas, alcanzando su cota máxima desde 1998, cuando este porcentaje llegó al 81 por ciento.