La OPEP acordó el domingo estudiar cómo limitar el impacto del declive constante del dólar en sus ingresos petroleros, una propuesta impulsada por Irán y Venezuela. Sin embargo, Irán y Venezuela, enfrentados a Estados Unidos y considerados los 'duros' del cartel, no lograron convencer a Arabia Saudita, un fuerte aliado estadounidense, de que la declaración final de la cumbre expresara su preocupación sobre el dólar y oficializara la creación del comité ministerial para estudiar el tema.