La OPEP mantiene sin apenas variación su pronóstico sobre el crecimiento de la demanda mundial de crudo en 2007 y 2008, que será de un 1,52 y un 1,56%, respectivamente, hasta situarse el año próximo en una media de 85,75 millones de barriles diarios. Mientras, el barril de crudo Brent ha marcado un nuevo máximo histórico en los 81,39 dólares el barril por las tensiones geopolíticas y la proximidad del invierno.
La OPEP, en su Informe Mensual del Mercado del Petróleo, apenas varía las cifras divulgadas hace un mes, pero advierte, una vez más, de las crecientes incertidumbres que dificultan predecir una evolución futura. Reflejo de ello ha sido la fuerte escalada de los precios del crudo hasta nuevas cotas inéditas en septiembre, un mes que solía caracterizarse por un abaratamiento del "oro negro" debido a la caída del consumo de gasolina al final del verano boreal. El crudo marca nuevos máximos El barril de Brent ha marcado un nuevo máximo histórico al alcanzar los 81,39 dólares el barril y superar así su anterior récord de 81,05 dólares marcado el pasado 28 de septiembre. El crudo Brent de Mar del Norte, referencia en Europa, marcó 81,93 dólares tras el récord registrado también por la variedad norteamericana Texas Sweet light, que alcanzó los 84,87 dólares el barril unos minutos antes. El precio del petróleo sigue al alza por las crecientes preocupaciones sobre el suministro ocasionadas por la cercanía del invierno, ya que según las últimas cifras los inventarios están descendiendo coincidiendo con la bajada de las temperaturas, que harán subir la demanda. Por otro lado, prosiguen las tensiones geopolíticas debido a las tensiones existentes entre Turquía y los rebeldes kurdos del Norte de Irak.