La Asociación Hipotecaria Española (AHE) indicó hoy que la morosidad continuará aumentando a lo largo de 2009 y 2010, pero que el escenario será diferente como consecuencia de la crisis, ya que se registrará un descenso "significativo" de la nueva morosidad inducida por el riesgo de interés para dejar paso a un incremento producido por las elevadas tasas de paro. La asociación que preside Gregorio Mayayo no arrojó cifras de incremento de la morosidad, que el propio sector sitúa en el 9% este año, pero aseguró que los crecimientos podrían mantenerse durante 2009 y 2010 en tasas similares a las de 2008, según las previsiones de los diferentes expertos del mercado.
En concreto, la morosidad en 2008 fue del 3,86% (si se tienen en cuenta los datos de bancos, cajas, cooperativas de crédito y entidades financieras de crédito), cuatro veces más que la de 2007, pero si la previsión del sector se cumple y cierra este año en el entorno del 9%, el incremento podría ser tres veces superior a la tasa de 2008.

La AHE incidió hoy en que durante los próximos años el principal factor de riesgo y estrés presupuestario de las familias se trasladará desde los tipos de interés al paro, a diferencia de lo que venía ocurriendo hasta ahora, desplazando, por tanto, el riesgo de morosidad "a los segmentos de población más expuestos al desempleo", especialmente, entre quienes hayan adquirido su vivienda más recientemente.

En este sentido, destacó que el comportamiento futuro del paro, así como de otros factores sociológicos que intervienen en la decisión de adquirir una vivienda, no hace previsible la reactivación de las ventas, lo que, sin duda, va a contribuir a mantener en niveles "muy elevados" los ratios de dudosidad del sistema financiero.

Asimismo, recuerda que los datos publicados por el Banco de España muestran la aceleración del crecimiento de la dudosidad para todas las finalidades del crédito, pero especialmente de las actividades inmobiliarias y de construcción, por el ajuste del mercado inmobiliario nacional.

Asimismo, destaca que el aumento de tipos afectó fundamentalmente al segmento de demanda de primer acceso que adquirió una vivienda durante 2002-2006, pero que el cambio de política del BCE representará un "alivio" en sus presupuestos familiares, porque durante este año soportarán cuotas "inferiores o muy inferiores" a las pagadas inicialmente.

De hecho, la caída del Euríbor ha reducido en más de un 20% el coste de la deuda hipotecaria. Según cálculos de la AHE, el BDE y el INE, si un consumidor formuló una hipoteca en el año 2007 con un coste inicial de 9.966 euros, la subida que experimentó el Euríbor en junio de 2008 (hasta el 5,361%) elevó este coste en un 12%, hasta los 11.161 millones. Sin embargo, la caída que registró el indicador en febrero de este año (2,135%) ha reducido este coste inicial en un 22%, hasta los 7.763 euros.