La morosidad de los créditos concedidos para la rehabilitación de viviendas se situó en el 3,18% en 2009, hasta los 967 millones de euros, por encima de la duda de los préstamos hipotecarios (2,82%), según datos del Banco de España.