Dicha inyección de liquidez se realizará a partir de 2011 para reactivar la maltrecha economía de EEUU. Comenzará con la compra de 75,000 millones de dólares este mismo mes de noviembre.