La economía española ha vuelto al decrecimiento en el cuarto trimestre de este año y seguirá en recesión hasta la segunda mitad de 2012, según el último informe de previsiones de Ernst & Young.

 “El nuevo Gobierno [de España] hereda una economía que está entrando en una segunda recesión”, así se describe la situación de la economía española en el último informe, presentado hoy , Ernst & Young Eurozone Forecast (EEF). Las previsiones macroeconómicas del centro de estudios indican que la economía española entró en recesión durante el cuarto trimestre del año y así permanecerá hasta la mitad de 2012.

Las medidas de ajuste del déficit que previsiblemente aprobará el nuevo Ejecutivo español han reducido las perspectivas de crecimiento de la economía española para el próximo año. En concreto, el EEF prevé que el Producto Interior Bruto (PIB) español cerrará 2011 con un crecimiento del 0,7% y de sólo el 0,2% en 2012 (siete décimas menos que lo previsto en el informe publicado en septiembre pasado). La economía no comenzará a repuntar hasta 2013 cuando crezca un 0,8%. Junto a las nuevas medidas de ajuste fiscal, el informe añade como razones que explican este empeoramiento de la situación las tensiones financieras y la deuda soberana.
La incertidumbre sobre la evolución del PIB también se reflejará en otros indicadores. Así, el EEF prevé que la inversión no vuelva a terreno positivo hasta 2013 con un incremento del 0,9%, gracias a una mejoría en las perspectivas de incremento de beneficios de las compañías.

El consumo también se verá afectado por estas previsiones, con una contracción del 0,4% en 2012 debido a la caída de los ingresos de las familias, el ajuste fiscal, una elevada tasa de inflación y la continua destrucción de empleo en España. La situación de la economía se agravará con una tasa de paro, que alcanzará su punto de inflexión el próximo año, por encima del 23% de la población activa.

Como en informes anteriores, el EEF atribuye a las exportaciones la única contribución positiva para la economía española aunque, esta vez, en una proporción menor debido a que las previsiones económicas son también complicadas para los principales socios comerciales de España en la Eurozona. Pese a todo, el EEF estima que las exportaciones netas contribuirán significativamente al crecimiento del PIB en 2012 con un 1,5%.

En palabras de José Miguel Andrés, Presidente de Ernst & Young en España, “En este momento decisivo para el futuro de la Eurozona, las autoridades europeas y los Estados miembro deben trabajar conjuntamente para fortalecer el euro. Por otra parte, el nuevo ejecutivo deberá actuar con rapidez y decisión para emprender las reformas que favorezcan el crecimiento económico y hagan más atractiva la contratación laboral en nuestro país”.
Crudo invierno para la Zona Euro

Las posibilidades de que la Eurozona entre en recesión durante la primera mitad de 2012 también se han incrementado, según el EEF. Pese a las reformas anunciadas por los gobiernos de estos países y suponiendo que el acuerdo firmado el pasado 9 diciembre se lleve a cabo, el pronóstico del centro de estudios apunta a un débil crecimiento del PIB de sólo el 0,1% el próximo año, y de entre el 1,5% y el 2% de 2013 a 2015.

Para Marie Diron, Economista del Ernst & Young Eurozone Forecast, "Las reformas acordadas en la cumbre del 9 de diciembre fueron un paso en la dirección correcta y la respuesta del mercado parece que ha sido ligeramente positiva. Sin embargo, los inversores siguen muy preocupados por el compromiso y la capacidad de los Gobiernos de la Eurozona para implementar las reformas con rapidez. A pesar de que si entramos en recesión, ésta no sería comparable en intensidad a la experimentada en 2008, aún existen grandes amenazas para el próximo año, como los altos niveles de desempleo y la cuestión de la liquidez de los bancos".

Mayor intervención del BCE

El EEF valora positivamente la decisión del Banco Central Europeo (BCE) de dar marcha atrás al incremento de tipos de interés iniciado a comienzos de 2011 y prevé nuevas medidas por parte de la institución monetaria para suministrar liquidez a las entidades financieras. Además, las crecientes dudas sobre la capacidad de algunos Gobiernos de ejecutar reformas llevarán al BCE a continuar comprando bonos gubernamentales.

Muchos expertos, entre ellos los del EEF, creen que un mayor compromiso fiscal por parte de los Gobiernos de la UE permitiría al BCE aumentar su programa de compra de bonos. Aunque el rendimiento de los bonos gubernamentales en la Eurozona se ha reducido, todavía se mantiene en niveles altos e impredecibles.
El EEF opina que mientras las reformas relativas a la estructura fiscal y financiera de la zona llevarán todavía un tiempo hasta que se conviertan en una realidad, el BCE podría jugar un papel clave en el corto plazo asegurando que el rendimiento de los bonos no alcance niveles insostenibles. "Con una alta volatilidad en el mercado de bonos, con débiles perspectivas de crecimiento y el encarecimiento de los préstamos en 2012, es probable que el BCE considere la opción de actuar como un prestamista de última instancia, si con ello se evitan males mayores, por ejemplo, una ruptura en la Eurozona ", explica Marie Diron.

El desempleo, un problema general de la Zona Euro

Desde 2008, el desempleo ha aumentado rápidamente en algunos países de la zona euro sobre todo en los periféricos, aunque existen grandes posibilidades de que la situación empeore y se extienda a algunos de los llamados core countries, según el EEF. El pronóstico es que la tasa de desempleo de la Eurozona no descienda del 10% hasta el año 2015. "Una modificación del mercado de trabajo que aporte mayor flexibilidad y reduzca los costes laborales ayudaría a fortalecer la posición del euro y superar crisis", opina Diron.

La cuestión de la liquidez en el sector bancario

La liquidez del sector bancario es otra de las principales amenazas que se ciernen sobre la zona euro. La financiación bancaria sigue siendo difícil debido a la tendencia de los bancos a reestructurar sus balances y a reducir su exposición a países y sectores con más riesgos. Las últimas encuestas sobre préstamos, tanto a nivel de país como de la Eurozona, reflejan un endurecimiento de las condiciones de acceso a la financiación a largo plazo. Entre los principales factores que explican esta situación, se encuentra la reducción del acceso a los mercados de capital y la percepción negativa de los bancos sobre la evolución de la economía. Estas circunstancias añaden una dificultad más para el incremento de la inversión empresarial y la capacidad de las compañías de aumentar la producción para 2012.

La inflación se ralentizará en 2012

El informe del EEF recoge varios factores que aseguran que la inflación se reducirá durante el próximo ejercicio. En primer lugar, el precio del petróleo está lejos de su pico más alto y se prevé que descienda un 10% en 2012. En segundo lugar, su efecto base comenzará a ser favorable. Y, por último, el EEF estima una reducción de la inflación a comienzos de 2012 gracias a la desaparición de las consecuencias generadas por el incremento del IVA durante este año. El EEF espera que la inflación media se sitúe en el 1,8% en 2012 y por debajo del 2,6% de 2011.


Vea el informe completo en el archivo adjunto