El Producto Interior Bruto (PIB) de Suiza cayó un 0,3% en el cuarto trimestre del pasado año respecto al anterior, a medida que caía la demanda de exportaciones y las compañías recortaron la inversión drásticamente, según desveló hoy la Secretaría de Estado para Asuntos Económicos (SECO). A pesar de este descenso, que fue menor que el 0,8% previsto por los analistas, la economía suiza aguantó mejor que las de los países vecinos gracias a que los consumidores y el Gobierno siguieron gastando. El consumo aumentó un 0,1% en el último trimestre, mientras que el gasto público lo hizo un 0,7%.
En el tercer trimestre de 2008, la economía de Suiza ya se había reducido un 0,1%, lo que indica que, al igual que otros países europeos, ha entrado en recesión.

"Obviamente, la economía ahora está en recesión y dada la débil demanda y la escasa capacidad, es probable que las exportaciones y las inversiones continúen siendo débiles", opinó el analista del Deutsche Bank Henrik Gullberg, que añadió que "esto evitará cualquier repunte en la actividad en los dos próximos trimestres y hará que el Banco Nacional de Suiza (SNB, por sus siglas en inglés) mantenga una política expansiva".

El presidente de la entidad financiera nacional, Jean-Pierre Roth, declaró ayer que su previsión económica para el corto plazo es nefasta. No en vano, algunos indicadores, como el KOF, han caído hasta su punto histórico más bajo, lo que hace prever una recesión peor de la prevista.

Las primera medida del SNB ha sido recortar los tipos de interés de manera agresiva, aunque los analistas creen que podrían volver a hacerlo. Además, representantes del banco central han afirmado que podrían adoptar medidas poco convencionales como la intervención en el mercado.

CAÍDA DE LAS EXPORTACIONES

Algunos de los principales socios comerciales de Suiza ya han entrado en una recesión mucho más acusada, como Alemania, cuya economía se ha visto reducida en más de un 2% en el últimos trimestre de 2008.

Por ello, los exportadores suizos están sufriendo y las empresas han recortado la inversión, cayendo más de un 8% las exportaciones en los últimos tres meses del año y casi un 5% la inversión en capital.

A pesar de ello, el aumento del consumo y del gasto público lograron que la economía decreciese menos de lo previsto y facilitaron que algunos sectores domésticos como el turismo o el negocio minorista siguiesen creciendo al mismo tiempo que el sector financiero se contraía por cuarto trimestre consecutivo. El mayor banco del país, UBS, y otras grandes aseguradoras ya han sido duramente golpeados por la crisis crediticia.

Comparado con el último trimestre del año anterior, el PIB de Suiza fue un 0,6% menor. En el conjunto de 2008, la economía del país creció un 1,6%, lo que supone una ralentización respecto al 3,3% de crecimiento registrado en 2007.