La economía estadounidense evitará por poco caer en una recesión durante los próximos dos trimestres, apoyada por la fortaleza de las exportaciones y los recortes previstos en los tipos de interés tras los datos económicos de agosto, según un informe publicado el miércoles. La Unidad de Pronósticos Anderson de la Universidad de California-Los Angeles (UCLA) dijo que ve un crecimiento económico "cercano a una recesión" de un 1 por ciento en el cuarto trimestre de 2007 y en los primeros tres meses de 2008, a medida que se profundiza la caída del sector inmobiliario.
El crecimiento se mantendrá "tibio" hasta que la economía retorne a su tendencia de crecimiento de 3 por ciento en 2009, dijo la universidad en el informe. Los economistas de la división estiman que la debilidad del sector viviendas se extenderá al gasto del consumidor y afectará la demanda por bienes duraderos el próximo año. Según el informe, los economistas esperan que las ventas de automóviles alcancen las 15,7 millones de unidades el próximo año, el menor nivel desde 1998. Los inicios de construcción de casas alcanzarían un mínimo de entre 1 millón y 1,1 millones de unidades, comparado con un pronóstico previo de entre 1,2 y 1,3 millones. Los días de facilidades para acceder a préstamos se terminaron, según la UCLA. La crisis en la vivienda hará que la Reserva Federal recorte las tasas de interés en tres ocasiones, en 25 puntos básicos cada vez, llevándolas a 4,5 por ciento a final de este año, según el informe, que consideró que los datos de agosto "darán amplio margen a la Fed para flexibilizar la política monetaria". El Departamento de Trabajo informó la semana pasada de que la economía estadounidense perdió 4.000 empleos en agosto, agitando temores de una recesión. La Fed "va reaccionar a los datos económicos. Lo que está pasando por sus mentes es que la economía está más débil de lo que se pensaba", dijo David Shulman, economista de la unidad de pronósticos de la UCLA.*.