El Producto Interior Bruto (PIB) de Reino Unido registró un crecimiento del 0,4% en el último trimestre de 2009, lo que supone una décima más de lo calculado anteriormente por la Oficina Nacional de Estadística (ONS) y tres décimas más de la primera lectura del indicador.

  

De este modo, Reino Unido salió de la recesión que asoló la economía del país durante seis triemstres consecutivos con mayor fuerza de lo esperado, aunque en el conjunto de 2009 el PIB británico sufrió una contracción del 4,9%, su mayor caída desde que existen registros, frente al auemnto del 0,5% del año anterior.