La demanda mundial de oro se contrajo un 9% en el segundo trimestre de año con respecto del mismo periodo precedente hasta un valor de 21.300 millones de dólares (15.031 millones de euros), debido a la crisis del consumo y al encarecimiento del metal, según cifras publicadas hoy por el Consejo Mundial del Oro (WGC por sus siglas en inglés), que precisa que pese a este descenso la demanda permanece en niveles muy elevados.