El fabricante alemán de coches deportivos Porsche cerró su primer semestre fiscal, comprendido entre agosto de 2009 y enero de 2010, con una cifra de negocio de 2.900 millones de euros, lo que supone una disminución del 3,3% en comparación con el mismo período del ejercicio anterior. Así lo anunció hoy el consejero delegado de Porsche y presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, ante la junta de accionistas de la firma de Stuttgart, donde destacó la positiva evolución de las ventas de Porsche en los últimos seis meses, gracias al nuevo modelo Panamera.