Las turbulencias provocadas en el sistema financiero por la crisis del mercado hipotecario de Estados Unidos se prolongarán hasta 2010, según la gestora de activos BNY Mellon. Durante un encuentro con periodistas, dos de los gestores de fondos han detallado su visión del mercado de renta fija, divisas y renta variable a la vista de las turbulencias creadas en los mercados por la crisis de las hipotecas "subprime" o de alto riesgo en Estados Unidos.
Para BNY Mellon, el sector de la vivienda en Estados Unidos podría mostrar una evidente debilidad hasta 2010, ya que los problemas no se limitan a los créditos hipotecarios del mercado "subprime", sino que se ha extendido a los mercados de titulización debido a la reventa de préstamos. Por lo que respecta a la renta fija, BNY Mellon calcula un horizonte problemático durante los próximos 18 meses, aunque señala que el mercado encontrará oportunidades de generar ganancias a través de las curvas de rendimiento y del mercado de divisas. En cuanto a la renta variable, los expertos de la gestora admiten las presiones inflacionistas en algunos sectores, como el alimentario y la energía, aunque la Reserva Federal de Estados Unidos "parece dispuesta a respaldar a los mercados". Dada la divergencia entre sectores es "de crucial importancia" que se haga una "buena selección de valores". En opinión de BNY Mellon, cabe esperar que se mantenga la debilidad del dólar y que se contraiga la demanda doméstica en Estados Unidos, mientras que en Europa las perspectivas son más favorables.