La confianza a medio plazo del inversor en la economía alemana ha bajado en julio hasta los 10,4 puntos, frente a los 20,3 del mes anterior, según el dato ZEW (del Centro para la Investigación Económica Europea). Este fuerte descenso - los analistas habían previsto 19,5 puntos- se explica por el encarecimiento del petróleo, la previsión de subidas de los tipos de interés y la apreciación del euro, ya que se prevé que todo esto lastre a varios sectores.
El ZEW explica que los expertos de los mercados financieros encuestados este mes pronostican un debilitamiento del consumo y del sector de la construcción en Alemania en los próximos seis meses. El instituto señala que las perspectivas para la economía estadounidense también han sido más críticas que el mes anterior y añade que la la apreciación del euro frente al dólar dificulta las posibilidades exportadoras de las empresas alemanas. El índice ZEW se mantiene en julio por debajo de su valor histórico medio de 32,8 puntos. El presidente del instituto, Wolfgang Franz, ha afirmado que "las expectativas coyunturales muestran que la economía alemana comenzará 2008 con una dinámica algo más floja". La calificación de la situación actual de la economía germana "ha empeorado ligeramente" en julio al ceder 0,5 puntos en comparación con el valor de junio, hasta 88,2 puntos. El indicador que refleja las expectativas de los expertos para la eurozona a seis meses también habajado en julio hasta 7,2 puntos, 11,8 menos que en junio, a la vez que la calificación de la situación actual del área del euro ha retrocedido en el séptimo mes del año en 5 unidades, hasta 81 puntos.