La confianza del consumidor subió 6,1 puntos en noviembre respecto a octubre, hasta los 75,3 puntos, rompiendo así con la tendencia a la baja de los dos meses anteriores. El repunte de noviembre se ha debido tanto al aumento del indicador de situación actual, como al de expectativas.
En concreto, según el Índice que elabora el Instituto de Crédito Oficial (ICO), el indicador de situación actual subió en noviembre 3,1 puntos, hasta los 45,1 puntos, mientras que el indicador de expectativas se ha apuntado un aumento de 9,2 puntos, hasta los 105,6 puntos.

La subida del indicador parcial de situación actual es consecuencia de la mejora de las opiniones de los encuestados sobre la situación actual de la economía (+6,8 puntos), del empleo (+2 puntos) y la economía familiar (+0,3 puntos). Este último, pese a ser el que menos se incrementó en noviembre, continúa siendo el más valorado por los entrevistados.

Por su parte, el indicador parcial de expectativas logró rebasar en noviembre la barrera de los 100 puntos, lo que no lograba desde agosto, tras experimentar un repunte de 9,2 puntos impulsado por las mejores perspectivas sobre las tres preguntas que componen este índice.

Así, se incrementó en 11,5 puntos el componente de expectativas sobre la economía española, en 9,2 puntos las expectativas sobre empleo, y en 6,8 puntos las expectativas sobre la economía familiar.

En comparación con un año antes, el indicador de confianza de los consumidores ha aumentado 26,6 puntos gracias principalmente a la recuperación del indicador de expectativas, que se ha elevado 36,4 puntos respecto al año anterior, pero también al de la situación actual, que ha mejorado en 16,9 puntos.

MEJORAN LAS PERSPECTIVAS DE AHORRO


En noviembre, los consumidores aumentaron sus expectativas de inflación y de subida de los tipos de interés para el próximo año respecto a las que mantenían en octubre, al tiempo que mejoraron sus perspectivas de ahorro y consumo de bienes duraderos.

En términos interanuales, el patrón es el mismo, aunque más intenso, según el ICO. Así, se observa un incremento de las expectativas de inflación y de subida de los tipos de interés y los consumidores manifestaron mejores perspectivas acerca de las posibilidades de ahorro y consumo duradero.