Un respiro. Esto es lo que ha dado la confianza del consumidor al subir 1.3 puntos en el mes de agosto respecto al mes anterior, hasta los 74,9 puntos, debido a la mejor percepción sobre la situación económica española, la economía del hogar y del empleo, según ha anunciado el Instituto de Crédito Oficial (ICO).
Aunque tras esta subida el indicador todavía no supera el máximo relativo registrado en abril, sí que se sitúa en niveles alejados de los peores momentos de tensión financiera internacional (verano de 2008) y española (mayo de este año).

Respecto a agosto de 2009, el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) se situó 4,6 puntos por debajo ya que, aunque el indicador parcial de situación actual es ahora 4,4 puntos mayor que hace un año, el de expectativas es 1,9 puntos menor.

De este modo, el comportamiento del indicador de confianza parece anticipar que el consumo privado continuará recuperándose de forma moderada en los próximos meses.