El índice de confianza del inversor español volvió a caer en el tercer trimestre del año y encadena ya siete trimestres consecutivos en negativo, después de situarse en -2,17 puntos, lo que supone alcanzar los niveles mínimos desde el año 2009.

Según la encuesta que elabora trimestralmente JP Morgan Asset Management, la crisis económica continúa siendo la principal razón esgrimida por los encuestados para justificar su pesimismo, ya que el 92% de los inversores cree que la salida de la crisis no se producirá en al menos dos años.

La caída de este índice respecto al del trimestre anterior (-0,99 puntos) se explica por el incremento de los inversores que consideran que los mercados bursátiles bajarán en los próximos seis meses, situando en mínimos históricos el número de inversores que creen que los mercados subirán.