El índice de confianza de los empresarios alemanes elaborado por el instituto económico Ifo subió este mes a su máximo histórico. 

"La descomposición de la encuesta fue positiva, en la medida que el incremento estuvo fundamentado en la partida de expectativas. Así, se pasó desde 106.8 hasta 107.8, quedando igualmente por encima de lo estimado en un principio (106.5). La visión actual, por su parte, reflejó un leve descenso (de 112.9 a 112.8), lo que significó un nivel por debajo de los esperado (113.2), aunque ello es un aspecto menor en la lectura del índice", reconoce el departamento de análisis de Inverseguros.

El sector de la construcción (de -15.7 a -6.2) fue el principal factor que explica la mejora de la confianza. Pese a ello continúa en terreno negativo, lo que indicaría un sesgo de pesimismo en el cómputo global de las respuestas. El resto de industrias mostraron cambios menos relevantes, siendo lo más destacado el comercio minorista, que pasó desde 24.1 hasta 14.0. En cualquier caso, las perspectivas de cara al consumo privado en los próximos meses siguen siendo relativamente favorables.

Por lo tanto, un dato mejor de lo esperado y que sigue apuntando a un escenario macroeconómico muy positivo para la economía alemana. Las reacciones de los mercados ante la publicación de la encuesta están siendo poco trascendentes.