El índice que mide la confianza de los consumidores estadounidenses elaborado por la Universidad de Michigan subió en febrero hasta los 75,3 puntos desde los 75 de enero.

Este es el dato final para el mes de febrero, que es mucho mejor que el preliminar anunciado el pasado día 10, cuando se publicó una cifra de 72,5 puntos. Esta espectacular revisión al alza sitúa al indicador en el nivel más alto desde febrero de 2011.

Los analistas consultados por Bloomberg esperaban de media un descenso del índice hasta los 73 enteros.