La firma del acuerdo de compraventa entre Iberdrola y la brasileña Elektro, por 2.400 millones de dólares, es positiva. Así lo han valorado los expertos de Inverseguros que advierten de que "es una operación que puede financiarse con las desinversiones del grupo". Recomendación, mantener.
Iberdrola ha firmado un acuerdo de compraventa con el grupo Ashmore Energy International (AEI), para la adquisición en efectivo de la compañía distribuidora brasileña Elektro por 2.400 Mn $ (unos 1.780 Mn €). Elektro,  hasta ahora propiedad de AEI, cuenta con 2,17 Mn de clientes, principalmente en el Estado de Sao Paulo y Mato Grosso, a los que suministró más de 11.000 GWh en 2009 mediante una red eléctrica de 105.792 kilómetros.

Esta operación, de carácter amistoso, deberá ahora ser aprobada por el organismo regulador ANEEL. Iberdrola fusionará Elektro con Neoenergía, compañía que actualmente aglutina la actividad de Iberdrola en Brasil. De producirse la operación, la nueva compañía sería el 4º operador eléctrico de Brasil.

Se llevaba varios días especulando con esta posibilidad y finalmente se ha producido. "Nuestra reacción inicial a la operación es positiva. La compra de Elektro prosigue la orientación estratégica de Iberdrola de reforzarse en negocios regulados internacionales, en este caso en uno de sus mercados objetivo: Brasil", reconoce el departamento de análisis de Inverseguros en su último informe. El mercado brasileño es un mercado de alto potencial de crecimiento, las necesidades en materia de transporte y distribución en este país siguen siendo muy considerables. Los márgenes de Elektro son atractivos y alineados con los de Iberdrola (Mg Ebitda 09: 28,2%), hasta el momento la rentabilidad por dividendo que venía pagando Elektro (7,3%) supera ligeramente a la de Iberdrola y adicionalmente la operación será aditiva en BPA desde el primer año. Su endeudamiento no es excesivo (DFN 09: 369 Mn €, DFN/Ebitda 09: 1,1x) lo que permitirá no engrosar demasiado uno de los aspectos más tensos de Iberdrola, su deuda. En este plano, el endeudamiento de Iberdrola no parece que vaya a tensionarse demasiado tras la operación.

Hay que tener en cuenta que prácticamente el 70% de la operación puede financiarse con las desinversiones realizadas durante 2010 en LatAm y EE.UU, "por lo que no esperamos cambios sustanciales en los ratios de endeudamiento de Iberdrola, a los que sin embargo seguimos considerando algo elevados (DFN/Ebitda 11E: 4,1x sin tener en cuenta derechos de cobro regulatorios)". En definitiva, en opinión de Invereguros  la operación es positiva y razonable, esta operación implica pagar un múltiplo de 7,9x Ebitda, múltiplo alineado con las valoraciones del sector y permite a Iberdrola crecer en mercados  atractivos sin erosionar su capacidad financiera. Recomendación: MANTENER.