La Comisión Europea ha mantenido su previsión de crecimiento en 2011 para la economía española en el 0,8%.

Si bien, la CE ha advertido de que el debilitado entorno global y la elevada incertidumbre afectarán negativamente a las perspectivas de crecimiento de la economía española para lo que queda de año.

Las últimas previsiones de Bruselas siguen aún así por debajo de las del Gobierno español, que mantiene su previsión de crecimiento para el conjunto del año en el 1,3%.

Bruselas también ha mantenido estable su previsión de crecimiento en 2011 para la eurozona en el 1,6%, el mismo porcentaje que estimaba en sus anteriores previsiones publicadas en primavera.

En cambio, ha revisado al alza la previsión de crecimiento de Alemania en tres décimas, desde el 2,6% al 2,9%, pero ha recortado la de Francia, del 1,8% al 1,6%; la de Italia, del 1% al 0,7%, y de los Países Bajos, del 1,9% al 1,7%.