La Caixa ha sido demandada ante el Banco de España por un pequeño promotor de Ciudad Real por los retrasos que ha realizado esta caja en las disposiciones del crédito que tenía para terminar la promoción de viviendas, lo que le ha conllevado a un retraso de más de 2 años en terminar la obra y, consecuentemente, le ha generado cuantiosas pérdidas.
Igualmente la reclamación a Banco de España contra La Caixa incluye la forma en que, según el promotor, han ocultado dichas disposiciones a Hacienda y la Seguridad Social para evitar que éstos pudieran ejecutar los embargos en cuenta que tenía el promotor, creando una cuenta paralela donde La Caixa ingresaba el dinero para evitar el embargo por parte de Hacienda y Seguridad Social.

En su denuncia ante el Banco de España, el promotor indica que en dicha cuenta paralela denominada “cuenta del préstamo” y a la que el promotor no tenía acceso, ya que no la había suscrito, La Caixa ingresaba el importe de las disposiciones crediticias a fin de que cuando a la sucursal llegara una orden de embargo, la entidad ejecutante no pudiera cobrarse del dinero que al promotor le pertenecía en virtud de las disposiciones crediticias para finalizar la obra, creando la propia Caixa según el promotor, un impás deliberado entre el momento en que se ingresaba el importe de la disposición en la “cuenta del préstamo” y el momento en que era transferido a la cuenta del promotor

Esta forma de proceder con este promotor, parece no ser un caso aislado y se están asociando otros muchos pequeños promotores para demandar a La Caixa en varios puntos de España que, al parecer, han sufrido las mismas prácticas por partes de oficinas de La Caixa a través del blog:
http://afectadosdelacaixa.blogspot.com

El problema para La Caixa vendría si tanto Hacienda como la Seguridad Social deciden hacer una inspección en todas sus oficinas buscando pruebas de lo que podría ser una forma de proceder que, según los expertos consultados, podría vulnerar la Ley, y que a nivel generalizado podría suponer muchos millones de euros que Hacienda y la Seguridad Social no habrían podido cobrar, con lo que llevaría a reclamaciones a La Caixa de estas cantidades junto con la multa correspondiente, justo cuando La Caixa va a salir a cotizar a Bolsa.