La Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona (La Caixa) bajó un 19,2% su beneficio neto hasta 625 millones de euros en el primer trimestre, debido a los 220 millones de extraordinarios logrados en 2007. En un comunicado, la caja destaca que el beneficio recurrente subió un 13% más, mientras el margen de intermediación mejoró casi un 24% a 1.108 millones, los créditos un 13,8% y los recursos totales de clientes un 13,2%. En cuanto a los ratios de la caja catalana, el de eficiencia mejoró en 3,6 puntos para situarse en 42,2%, mientras el core capital se sitúa en un 7,4%.
En cambio, la morosidad se situó en el 0,68%, frente al 0,55% de diciembre y el 0,34% del año anterior, con una cobertura del 229% (desde 281% en diciembre y 439% en marzo de 2007). La entidad asegura que 'se encuentra en una posición óptima para gestionar con éxito un entorno complejo y exigente como el actual'.