El Ibex 35 ha sido incapaz hoy de frenar la sangría a la que lo ha sometido el sector de la banca que, como ayer, vuelve a caer a plomo arrastrado por las malas noticias de Deutsche Bank del miércoles. El selectivo español se ha dejado un 1,42% y ha cerrado en 9.441 puntos. Se trata de la quinta mayor caída del índice en el año y vuelve a situarlo en mínimos de 2018.

Los inversores de la bolsa española no han tenido hoy motivos para invertir en el Ibex 35. A los motivos propiamente europeos se les une la incertidumbre que genera el presidente Estadounidense, Donald Trump, a punto de anunciar un nuevo paquete de aranceles y tarifas a la importación que avivan los temores de una guerra comercial a nivel mundial.

“La renta variable europea han entrado con fuerza en pérdidas esta tarde a medida que aumenta la posibilidad de una guerra comercial”, afirma el analista de CMC Markets, David Madden, desde el Reino Unido. “La Unión Europea, junto con otros aliados de Estados Unidos van a quedar exentos de los aranceles por ahora. Los traders, que siguen temerosos ante la posible chispa que encienda una guerra comercial, han optado por abandonar la renta variable”, señala.

Por si fuera poco, en España, el índice se vuelve a desplomar lastrado tanto por la banca, que vuelve a ceder tras anunciar el miércoles Deutsche Bank un cargo negativo en sus cuentas derivado de la fortaleza del euro, como por otros grandes valores. Arcelormittal, y Bankia, con descensos del 3,82% y del 3% son la compañías que más han caído.  Por el contrario, Cellnex Telecom e Colonial, son las cotizadas del selectivo que mejor se han comportado, al apuntarse alzas del 1,02% y del 0,53%, respectivamente. Entre las grandes, Banco Santander ha cedido un 2,09%, BBVA ha retrocedido un 1,32% y Telefónica ha cerrado con caídas del 1,22%.

Ibex

Tampoco ha ayudado la falta de referencias que aportó ayer la FED, que subió los tipos y dejó el camino abierto para cualquier opción, desde mantener las tres alzas del precio del dinero para este año, como  añadir una cuarta. De hecho, la institución que preside Jerome Powell mejoró sus previsiones económicas para este año. Por el momento, la renta fija americana ha optado por relajar la rentabilidad del bono a 10 años, que se ha alejado del nivel de 2,90%. Sin embargo, sigue siendo la guerra comercial lo que más preocupa a los analistas y los índices americanos caen con la misma intensidad que los europeos.

Ramón Bermejo, analista independiente, señalaba esta mañana  que “de cara al corto plazo, los riesgos en el futuro del Mini S&P500  tras la vulneración del canal alcista, el mercado podría dirigirse en primera instancia a buscar el mínimo de 2.694,25 puntos. Vulnerar este mínimo adicionalmente haría que el mercado comenzara a validar una potencial figura de doble máximo con trampa alcista. Ante ese escenario, el riesgo es que en próximas sesiones el mercado pueda ir a buscar ese mínimo y una vez vulnerado el 2.651,75 en cierre diario existe riesgo de testar no sólo los mínimos anteriores sino alcanzar el objetivo de la figura de doble máximo en 2.516 puntos”.

El euro, tras un mal dato de PMI e IFO ha perdido consistencia frente al dólar y cotiza en 1,2309 unidades.  Eduardo Bolinches, director de Bolsacash, señala que “el par EURUSD ha tenido una muy importante revalorización desde que pudiese escapar del amplio rango de contratación en el que se vio atrapado por más de dos años entre la zona de los 1,05 por la parte inferior y los 1,17 por la parte superior. Sin embargo, ya lleva muchas semanas, desde principios de este año, como parado y agotado de tanta subida. De hecho, si miramos el gráfico inmediatamente sabremos por qué está ocurriendo esto. Y es que la presencia de la tendencia bajista de largo plazo iniciada hace ahora 10 años pasa precisamente por la zona en la que aparentemente el par EURUSD ha perdido su fuerza”.

En el mercado de materias primas, el oro cotiza en 1.328 dólares la onza y el brent se mueve por encima de 69 dólares el barril.