El presidente de la Asociación Española de la Banca, Miguel Martín, asegura que intentar salvar a entidades con problemas sólo dará lugar a bancos y cajas incapaces de subsistir por sí mismos.


Según Miguel Martín, si el Estado inyecta capital en una entidad sin reestructurarla e integrarla en un grupo que garantice su supervivencia, se creían entidades zombis.