El Gobierno de Irlanda podrá obligar a los bonistas de obligaciones subordinadas a compartir pérdidas para proteger la estabilidad financiera, según una ley publicada hoy.
El Gobierno puede tomar acciones de ser “necesario para preservar o restaurar la posición financiera de la institución relevante”, según la Ley de (estabilización de) instituciones de crédito, publicada en el portal de Internet del Parlamento irlandés.
 
El ministerio de hacienda y el banco central tendrían que examinar la deuda de un banco particular, la magnitud del apoyo financiero gubernamental que recibió y las probabilidades de que los titulares de deuda subordinada recuperarían su dinero si el prestamista fuera liquidado. El Gobierno podría entonces buscar una orden judicial para obligar a los bonistas a compartir el costo de rescatar el banco.

Por otro lado, los legisladores votarán mañana sobre el plan, que también da a los ministros la facultad de vetar bonificaciones en prestamistas que recibieron rescates financieros.