A la continua especulación del mercado, hoy se suman las palabras del vicepresidente del BCE, Vitor Constancio, advirtiendo de la posibilidad de que Irlanda acuda al fondo de rescate de la Unión Europea para rescatar a sus bancos. La presión sigue aumentando.

Los problemas derivan del sector financiero irlandés, un sector que no sólo se enfrenta a problemas de liquidez sino que en algunos casos tiene problemas de capital. Así se claro se ha mostrado el Vicepresidente del BCE, Vitor Constancio al hablar de la posible asistencia, por parte del gobierno irlandés, al fondo de rescate de la UE.  Las presiones vuelven de nuevo sobre el resto de periféricos.  Un fondo que "aunque se presta a los gobiernos directamente, éstos pueden utilizar para rescatar al sector finaniero".

Los bonos irlandeses subieron después de las declaraciones según los líderes europeos presionan al Gobierno a que acepte el rescate y ayude a trazar una línea bajo su crisis financiera. En tanto Irlanda dice que no necesita recaudar dinero hasta mediados de 2011, sus bancos, debilitados por el colapso del mercado inmobiliario, se han vuelto cada vez más dependientes del BCE para financiación. El Ministerio de Hacienda dijo ayer que los funcionarios están en conversaciones con sus pares de la UE.

La prima que los inversores exigen para tener bonos irlandeses a 10 años en vez de los bonos referenciales alemanes cayó a 548 puntos básicos hoy comparada con un récord de 652 el 11 de noviembre. Es posible que el ministro de Hacienda de Irlanda, Brian Lenihan, pida a sus pares europeos en una reunión en Bruselas mañana que estudie permitir que los bancos del país recurran al fondo de emergencia de la UE, dijo hoy el diario The Irish Independent, sin citar a nadie.