Irlanda, en boca de su ministro de Economía, Brian Lenihan, ha afirmado que el Gobierno del país aceptaría recibir un paquete de ayudas dirigidas al sector bancario mediante la creación de un "fondo de contingencia".


En el debate parlamentario mantenido tras las conversaciones con los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE), Lenihan ha admitido que la creación de un "fondo de contingencia" sería una "opción deseable", aunque advirtió de que aún no se ha adoptado ninguna decisión definitiva.

El ministro de Economía de Irlanda defendió que los problemas irlandeses no son de naturaleza presupuestaria, sino que tienen su origen en "problemas de índole estructural de los bancos" y precisó.