En los nueve primeros meses del año, Inmobiliaria Colonial obtuvo un beneficio neto atribuible de 454 millones de euros, lo que supone un incremento del 82% en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

Según ha comunicado Inmobiliaria Colonial en un hecho relevante a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) los ingresos por rentas del grupo al cierre del tercer trimestre del ejercicio 2017 ascienden a 212 millones, cifra un 3% superior al mismo periodo del año anterior. El incremento en términos homogéneos (“like for like”) se sitúa en el 4%.

El ebitda recurrente de Inmobiliaria Colonial asciende a 169 millones, cifra un 2% superior a la del mismo periodo del año anterior.

El impacto en la cuenta de resultados por revalorización a 30 de junio de 2017 de las inversiones inmobiliarias, ha ascendido a 523 millones. Esta revalorización, que se ha registrado tanto en Francia como en España, es consecuencia del aumento del valor de tasación de los activos del 7% like-forlike en 6 meses.

La compañía ha explicado que ha registrado un ingreso en el epígrafe de impuesto de sociedades por un importe de 41 millones, debido a la retrocesión de determinados impuestos devengados asociados a la variación de valor de los activos, como consecuencia del acogimiento al régimen socimi.

Asimismo, Inmobiliaria Colonial ha indicado que en un contexto marcado por las noticias sobre Cataluña el negocio del grupo ha tenido un comportamiento excelente, especialmente en lo que se refiere al portfolio de Barcelona.

En los primeros nueve meses, Inmobiliaria Colonial ha formalizado 76 transacciones de alquiler correspondientes a 110.050 metros cuadrados alquilados. De ellos, 23 se suscribieron en Barcelona, otros 31 en Madrid y los otros 22 en París.

A cierre del tercer trimestre del ejercicio 2017,  Inmobiliaria Colonial alcanza una ocupación financiera total del 97%. La cartera de proyectos casi alcanza los 140.000 metros cuadrados.