Los dos valores han tenido un comportamiento absolutamente alcista durante el pasado ejercicio. Sus fuertes revalorizaciones han seguido la estela del conjunto de la industria a lo largo del mundo. Ahora las dudas están en si esa tendencia va a seguir y cuál de las dos puede tener un recorrido más consistente de cara al futuro que está por venir.
 

El sector de la tecnología es uno de los que tiene más dudas tras el triunfo de Donald Trump, principalmente si acotamos el área geográfica a Estados Unidos. Sin embargo, si centramos el foco en Europa, precisamente la debilidad del euro con respecto al dólar puede actuar de catalizador positivo para compañías que se enmarcan en esta área en concreto. Ése es el caso de Indra y Siemens.

Con sus respectivas diferencias y con negocios que se diferencian en muchos segmentos, las dos compañías tuvieron un comportamiento realmente espectacular en el pasado ejercicio. La empresa alemana se revalorizó hasta más de un 40% en los últimos doce meses, pero la evolución aún es mayor si alargamos el marco temporal y miramos desde mínimos de los últimos cinco años. Desde ese punto, la subida alcanza hasta casi el 80%.
 

Siemens e Indra

 


Pero lo que de verdad importa, observando cómo se encuentra el marco actual, es si esas subidas van a tener continuidad y si se van a ver frenadas. Si nos centramos en su aspecto técnico, los filtros de la zona Premium señalan que Siemens se encuentra en fase alcista al mismo tiempo que recibe una puntuación de 9 puntos en una escala que se mueve entre el cero y el diez.

 

 

 

Siemens indicadores

 


El valor muestra todas sus variables en positivo, al margen del volumen de largo plazo, que es decreciente en estos momentos. Siemens muestra ahora mismo una tendencia alcista tanto en el medio como en el largo plazo; su momento total lento y su momento total rápido están en positivo; la volatilidad es decreciente en todos los marcos temporales; y el volumen de contratación medio plazo es creciente.   

Por su parte, Indra también acumula bastantes subidas en los últimos meses. En el último año ha aumentado su cotización hasta más de un 30%, después de haber acumulado un periodo bastante complicado para sus intereses. Unos vaivenes que se ponen de manifiesto si ampliamos el gráfico y nos vamos cinco años atrás. Desde entonces la revalorización ha sido de un escaso 4%.



En este contexto, si nos centramos en las perspectivas de la acción, nuestros filtros técnicosseñalan que actualmente Indra se encuentra en fase de rebote, mientras que recibe una puntuación de 3,5 puntos en una escala que oscila entre el cero y los diez puntos. Además, sólo contaría con tres indicadores en positivo: tendencia de medio plazo (alcista), momento total rápido (positivo), y volatilidad de medio plazo (decreciente en el tiempo).

 

 

 

 

 

Indra indicadores