El Ibex 35 y el Dax 30, el índice de referencia de la bolsa alemana, comparten estos días una circunstancia habitual como es que la agenda bursátil venga marcada por las cuestiones políticas. En el caso del selectivo español, el referéndum de Cataluña invade la actualidad informativa, la política y también la economía.

De hecho, este miércoles los valores que más se revalorizaron en el Ibex 35 están estrechamente ligados con el mercado catalán como Banco Sabadell que lideró las ganancias en el parqué español al subir un 6,8% después de varias sesiones en las que se ha movido con tendencia bajista. CaixaBank, por su parte, fue el tercer valor que más subió con un alza del 4,27%. El propio índice encabezó las ganancias entre el resto de bolsas europeas después de subir un 1,96% frente a los índices del Viejo Continentes que se movieron en el en torno del 0,3%.

Las alzas vinieron marcadas por un informe del banco británico Barclays en el que apuntaba algo excesivo el temor que se ha despertado en los mercados por la situación política que se vive en Cataluña. Los analistas reiteraron, además, su recomendación de compra de las acciones de Banco Sabadell y apuntaron que la debilidad reciente que ha sufrido en bolsa es “injustificada”.

"Cataluña es una región importante para Sabadell, pero su exposición directa a este mercado se alinea con sus competidores domésticos, y se reduce si se tiene en cuenta el negocio internacional, lo que sugiere que la debilidad reciente es injustificada", comenta el informe de Barclays.

Algo que también señalan desde GVC Gaesco. Jaume Puig, director general de la firma de inversión, indicó en una entrevista reciente con Estrategias de Inversión que “quizá lo que ocurra durante algún tiempo es que el Ibex 35 tenga una rentabilidad menor que el resto de bolsas europeas, pero en este contexto alcista de la bolsa europea es muy complicado que vayamos a contracorriente. Lo que creo que puede ocurrir es que el Ibex lo haga peor que..., pero que no que caiga”.

Aunque el mercado parece no cotizar de forma especial la tensión independentista de Cataluña, sí que ha habido sesiones en estas dos últimas semanas en el que el índice español ha tenido un comportamiento distinto al resto de Europa y en el que los peores valores han sido los principales bancos catalanes, como Sabadell y CaixaBank. Ambas entidades se verían muy perjudicadas con una posible secesión de Cataluña respecto al resto de España porque no podrían acceder a la liquidez del Banco Central Europeo (BCE) y además las posibles bajadas del rating catalán perjudicarían a los bancos.

 

 

Cabe recordar que ningún banco radicado en un país puede tener un grado dos veces superior a la calificación crediticia del país. Esto es Cataluña tiene ahora mismo un rating de B+ lo que en la jerga se conoce como ‘bono basura’, según Standard & Poor’s (S&P). Por lo que ambas entidades deberían soportar un grado de inversión como mucho de BB-, en el que estarían a las puertas del ‘bono basura’.

En contraste, las previsiones para el cuarto trimestre que realiza Bankinter apuntan que “es probable que la agencia de calificación de riesgos S&P mejore el rating crediticio de España en su próxima revisión del 29 de septiembre”. El pasado mes de marzo subió la perspectiva desde estable hasta positiva, lo que abría la posibilidad de una mejora de calificación que podría materializarse ahora a tenor de las cifras macro. La agencia Moody’s podría hacer lo mismo en la revisión que publicará el 20 de octubre, “siempre que el escenario político no se complique”.

Pese a todos los ‘dimes y diretes’ de la cuestión catalana, el Ibex 35 se revaloriza un 11% en el año, con un alza del 24% desde septiembre de 2016. Por su parte, el Dax 30 alemán escala un 10,25% en el año y un 22,16% en el acumulado de los últimos 12 meses.

El selectivo alemán apenas ha notado la celebración de las elecciones federales el domingo pasado ni la larga campaña electoral que empezó a principios de septiembre. La victoria de Angela Merkel y su partido CDU ya estaba descontada por el mercado y el ascenso de la ultraderecha de Alternativa para Alemania (AfD, en sus siglas en alemán) también era algo que contemplaban los inversores. La larga tradición de pactos electorales y coaliciones de gobierno posiblemente impulsarán un tripartito formado por la CDU, los liberales del FDP y Los Verdes, algo que impulsará las reformas por el lado de los liberales y dará estabilidad al país frente a la amenaza de la ultraderecha.

Dax 30 rebota desde finales de agosto un 5,96%, el momento en el que empezó la campaña electoral. El índice alemán está cerca de sus máximos del año a los que llegó el 19 de junio en los 12.888 puntos y actualmente se mueve en los 12.657 puntos después de la celebración de los comicios.