Si es que ya lo decía José Luis Cava en su análisis de la Zona Premium: el Ibex 35 se dirigirá a los 7.900 puntos debido al elevado sentimiento alcista de los inversores alemanes. Estamos a viernes y el selectivo nacional no decepciona al irse de fin de semana poniendo en entredicho sus soportes y a la espera de una última palabra desde Bruselas. El problema quizás es que Angela Merkel y su “dualidad” de discurso, como afirma el Financial Times, se ha adelantado al cierre. 

¿Se trata de una caída de relevancia para hacer maletas a corto? Parece ser que no."A pesar de que el Ibex35 corregirá, no pensamos que esta caída vaya a ser muy profunda", explica Jesús de Blas, de Credit Agricole Mercagentes. Este experto reconoce que "muchos firmaríamos por cerrar el año en estos niveles".



De cara a la próxima semana, “la corrección” no tiene visos de ser “muy profunda”, según De Blas, dado que “los 7.900 son un nivel” a testear por el selectivo. A ello se suma la situación del mercado de deuda con los bonos a diez años congelando su rentabilidad en el 5,35% y la prima de riesgo española aún en niveles 'bajos' -comparativamente hablando- en 376 puntos básicos con un repunte en la jornada de hoy de 6 pb.

En esta línea correctiva se explica también Roberto Moro, analista de Apta Negocios, que dilata el escenario de caída para el Ibex 35 hasta que “pierda los 7.600, el Dax los 7.195, el EuroStoxx 50 los 2.450, el Dow Jones los 13.300 y el S&P 1.420”.

¿Y dónde queda el suelo? En 7.200 puntos, según Nicolás Fernández, director de Análisis del Banco Sabadell. “Ya comentamos que era el suelo en el que se podía incrementar el riesgo. SE ha producido un rebote sustancial y demasiado rápido. Ahora el mercado podría intentar testear los 8500 puntos y ahí sería una oportunidad para deshacer posiciones hasta final de año”.