El Consejo de Administración de Iberia debe estudiar y decidir en su reunión del próximo jueves de noviembre si abre sus libros o no al nuevo grupo, Gala Capital, que ha mostrado su interés por hacer una oferta de compra sobre la compañía aérea. El nuevo pretendiente ofrece entre 3,6 y 3,9 euros por cada acción de la aerolínea.
No es seguro que se trate en profundidad este asunto, aunque el adelanto del Consejo de Iberia en una semana, generalmente los de carácter ordinario se suelen celebrar los últimos jueves de cada mes, podría deberse a ello (este mes tocaba el día 29). Un grupo de inversores encabezado por Gala Capital, sociedad de capital riesgo integrada por Alicia Koplowitz, la familia Del Pino, dueña de Ferrovial, y Manuel Jove, ex propietario de Fadesa, anunció ayer su interés por lanzar una oferta sobre Iberia con un precio de la acción de entre 3,6 y 3,9 euros por título. En este grupo también están presentes antiguos ex-directivos de Iberia, como es el caso del ex-presidente Xabier de Irala (1996-2003) o del ex-consejero delegado Angel Mullor, quien dejó la compañía a mediados del 2006, así como el presidente y dueño de Globalia, Juan José Hidalgo. Esta presunta oferta es la segunda que se hace pública tras la anunciada en marzo y, refrendada en junio, por el consorcio integrado por Texas Pacific Group (TPG), British Airways (BA), Vista Capital, Ibersuizas y Quercus, a un precio de 3,6 euros por acción. Fuentes del sector han indicado a Efe que la oferta de Gala Capital es "sorpresiva", dado que se hace con un valor de compra situado en una horquilla (3,6-3,9 euros) superior a la del consorcio encabezado por TPG y BA, sin haber visto aun los libros de Iberia. La oferta de Gala Capital, de situarse en el valor más alto de la horquilla supondría un coste próximo a los 3.716 millones, unos trescientos millones más que los 3.413 ofertados en un principio por TPG y BA. El objetivo de Gala Capital es mantener la independencia de la compañía, lo que -en su opinión- garantiza su crecimiento, además de facilitar la potenciación de los aeropuertos de Madrid y Barcelona y la futura participación de Iberia en el proceso de consolidación del mercado a nivel europeo. El ex presidente de Iberia Xabier de Irala acude a la oferta liderada por Gala Capital como titular de la caja de ahorros Bilbao Bizkaia Kutxa (BBK), mientras que Mullor lo ha hecho como asesor del grupo que ha solicitado hoy el acceso a información (due diligence) de la aerolínea. De Irala fue quien hizo crecer a la compañía, pasando de las pérdidas a ganancias, y quien logró que en el 2001 la aerolínea saliese a Bolsa; en el 2003 fue sustituido por el actual titular Fernando Conte. Por su parte, Mullor, que dimitió de su cargo a mediados del 2006, fue una de las persona que diseñaron el actual Plan Director de la compañía que ha permitido a ésta alcanzar los mejores resultados de su historia, y que según las fuentes consultadas por Efe ha diseñado el posible planteamiento industrial que va a presentar Gala Capital a Iberia. Mientras el consorcio encabezado por TPG y BA se encuentran en el momento final del proceso de estudio de la información dada por Iberia, y se espera que presente su oferta final antes de final de año, el nuevo grupo espera que se le facilite la apertura de los libros de Iberia y se da un plazo de cuatro semanas a partir de ese momento para lanzar una oferta en firme. Una vez lanzada esta nueva oferta, a la que se podría unir en un futuro más o menos corto Lufthansa y Air France-KLM, con otras propuestas, son los socios del llamado núcleo duro los que tienen que tomar una decisión. Los accionistas del núcleo duro con representación en el Consejo de Iberia, tienen el 36,50% del capital y está integrado por Bristish Airways (10%), Caja Madrid (10%), BBVA (7,07%), Logista (6,49%), El Corte Inglés (2,90%) y varios fondos y entidades financieras, el 0,64%. El resto del capital está en manos de la SEPI, el 5,2%, y en la Bolsa, el 57,99% restante.