Iberdrola obtuvo un beneficio neto durante el primer semestre de 1.563,6 millones, lo que supone un aumento del 6,6% frente al obtenido en el primer semestre de 2010.


El Beneficio neto recurrente de Iberdrola experimentó un crecimiento del 9,4% alcanzando los 1.448,4 millones.

El Flujo de Caja Operativo se incrementó en un 6,4% hasta los 2.943,6 en el primer semestre, y el apalancamiento mejoró del 46,4% al 44,3%*

No obstante, los resulatdos se vieron afectados, según la compañía, por factores que han influido en el primer semestre, como la debilidad de la demanda de electricidad, unos precios de la energía crecientes considerando la evolución seguida por los mercados de las materias primas en los últimos meses y finalmente, el efecto de las tensiones sufridas por los mercados de renta fija sobre los tipos de interés.