Al presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán sigue sin temblarle la voz cuando advierte de que mantendrá el pulso con ACS, al tiempo que ha muestra su satisfacción por la ratificación del juzgado mercantil de Bilbao de la defensa de los intereses sociales de la eléctrica.

 Por otra parte, respecto al proceso que mantiene en el Tribunal Supremo contra el levantamiento de los blindajes a las empresas cotizadas, ha calificado de "sintomático" que, una vez rechazadas las medidas cautelares pedidas contra esta norma, el juez cite a declarar a ACS, como si considerara que es una norma de "carácter particular" y no "general".