Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 1.022,3 millones de euros en el primer trimestre del año, lo que supone una mejora del 0,7% respecto al mismo periodo de 2011.
 
Iberdrola registró hasta marzo un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 2.365,4 millones de euros, con un crecimiento del 4,1% respecto al primer trimestre del año pasado, mientras que el resultado neto operativo (Ebit) aumentó un 1,3%, hasta los 1.623,7 millones de euros.

El beneficio neto recurrente de la compañía presidida por Sánchez Galán se incrementó un 3,1% entre enero y marzo, situándose en 933,7 millones de euros, en tanto que los ingresos de la eléctrica ascendieron a 9.331 millones de euros, un 10% más que en el primer trimestre de 2011.