El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, confió hoy en que en el caso de la central nuclear de Garoña se imponga la "racionalidad" y el Gobierno no decida cerrarla porque se trata de una instalación absolutamente segura y válida para seguir en funcionamiento. En declaraciones a la prensa, antes de participar en una ponencia en el Senado, Sánchez Galán, subrayó que, de los 500 reactores nucleares que hay en el mundo, el de Garoña ocupa el puesto 34 por seguridad y añadió que ha sido auditada por la Agencia Internacional de la Energía Atómica "con certificación de sobresaliente". Añadió que la central burgalesa, propiedad de Nuclenor -sociedad compartida al 50 por ciento por Iberdrola y Endesa-, ha recibido el visto bueno del Consejo de Seguridad Nuclear, que considera que está perfectamente habilitada para seguir funcionando "por lo menos diez años más".