El holding de British Airways e Iberia plantea ofrecer 1.520 millones para quedarse con la compañía noruega.

IAG (Iberia) no espera anunciar un acuerdo para comprar Norwegian Air Shuttle pronto y ha descartado hacer ninguna OPA hostil, según informa el consejero delegado del holding, Willie Walsh, añadiendo que el grupo aéreo tiene oportunidades de crecimiento propias.

Según fuentes del sector, la compañía se plantea ofrecer 330 coronas noruegas por cada acción de su competidor, lo que supondría una prima del 31,7% sobre la cotización de su rival. Norwegian dijo este mes que ya ha rechazado dos acercamientos de IAG al considerar que infravaloraban la compañía.

 

 

Desde que se iniciasen las conversaciones el pasado 12 de abril con el anuncio de la adquisición de un 4,61% por parte de la compañía hispano-británica, la cotización de Norwegian ha vivido una montaña rusa bursátil, llegando a revalorizarse casi un 73%, apoyada por la noticia de que el holding aéreo estaba estudiando presentar una oferta por el 100% de la compañía low cost.

Ante la posibilidad de que haya otras compañías pujando por la aerolínea noruega, Walsh ha asegurado de  Airlines Group no se involucraría en una guerra de ofertas, ya que el grupo tiene oportunidades de crecimiento propias en el segmento low cost,  debido a las diferentes marcas propias que tiene operando en el segmento. Además de Vueling e Iberia Express, el pasado año IAG lanzaba una nueva marca de bajo coste llamada Level, que viaja a Estados Unidos. Con la incorporación de Norwegian, la empresa controlaría el tráfico con el mercado Norte de Europa, uno de los que más viajeros transportan a España.

Para Michael Hewson, estratega de mercados de CMC Markets en Reino Unido, el movimiento de IAG podría significar que la compañía ha visto una oportunidad por el nivel de precios o “simplemente quiere mantener las opciones abiertas”. 

En estos momentos, la mayor parte de los analistas apuestan por comprar títulos de la compañía a un precio de 8,09 euros por acción. Por su parte, Norwegian, que había visto crecer su cotización gracias al interés suscitado por la compañía hispano británica, cae en Bolsa más de un 7% después de que Willie Walsh, CEO de IAG, sugiriera el pasado viernes que no tienen prisa por comprar la escandinava.