El presidente francés, François Hollande, prometió el domingo reactivar la estancada economía gala en dos años, mientras que prometió completar una reforma del mercado laboral antes de final de año.

El presidente se marca como objetivo obtener los aproximadamente 30.000 millones de euros necesarios en tres ámbitos: 10.000 millones a partir de recortes ministeriales -- "excepto Educación, Seguridad y Justicia", puntualizó --, otros 10.000 de grandes empresas y, finalmente, otros 10.000 a partir de las familias, en lo que será el mayor ajuste económico de los últimos 30 años en Francia.

Se espera que el presupuesto sea el más austero en 30 años, mientras Francia intenta alcanzar una meta de déficit del 3% del producto interno bruto el próximo año o se arriesgaría a perder la confianza de los inversores.

El Gobierno rebajaría su estimación de crecimiento para el próximo año a un 0,8 por ciento desde un 1,2%.