Hochtief, a través de su filial australiana Leighton, se ha adjudicado el contrato de construcción de una instalación petrolífera 'off shore' en Irak.

Hochtief, a través de su filial australiana Leighton, se ha adjudicado el contrato de construcción de una instalación petrolífera 'off shore' en Irak por un importe de 518 millones de dólares (unos 377 millones de euros), según informó el grupo controlado por ACS.

El proyecto, promovido por la compañía iraquí South Oil Company, supone la construcción de dos plataformas a 75 kilómetros de la costa y un oleoducto con un único punto de amarre.

La obra se incluye en el proyecto de mejora de las infraestructuras de exportación de crudo que lleva a cabo el país, que cuenta con el respaldo financiero de la Agencia Internacional de Cooperación de Japón (JICA).